Detrás de estos ojos, hay todo un mundo. El mundo al otro lado del espejo. Lo que no se debe reflejar.

17.12.09

Trece...


... apareció, y la miró, con su descaro habitual.

-Hola -sonrió- me llamo Trece, ¿y tú?

Tras un largo silencio, y al ver que Naia no se apartaba del cristal, se acercó a ella.
Naia se giró y la miró a los ojos, provocándole un leve escalofrío.

-Le quieres, ¿no es así? -Naia siguió en silencio- Y también quieres quedarte, en el fondo -siguió sin contestar- Bueno, y si es así, ¿porqué no lo haces?

-Bueno, yo... -agachó la mirada- no tengo otra opción.

-Entiendo... -se quedó pensativa, frunciendo el ceño.

Naia sonrió, de repente, y le presionó la naricita con el dedo índice.
La pequeña puso cara de sorprendida, y rió con ella.


En su cabeza, ya sabía qué iba a regalarle a los que aquella muchacha iba a dejar atrás, mientras la voz de Simone resonaba en su cabeza, lejana...


I believe in nothing, but the beating of our hearts...

1 comentario:

  1. Cada vez estoy más convencido de que, si Emily Strange tiene éxito, el mundo al otro lado del espejo podría pegarle 12000 patadas.

    ResponderEliminar

Dímelo.