Detrás de estos ojos, hay todo un mundo. El mundo al otro lado del espejo. Lo que no se debe reflejar.

24.1.10

Simone...


... es bastante alta.
Y bastante delgada.

Tiene la piel blanquecina, desteñida, y los ojos algo almendrados y grises como la ceniza. Sus labios casi nunca se separan, salvo cuando se sabe la letra de alguna canción.

Su expresión es ausente, ida, como la del enfermo en un manicomio.
Pero aun así, conserva algo de belleza angelical.

Tiene el pelo largo y liso, sedoso, también grisáceo. Y le encanta ir de aquí para allá, deteniéndose a mirar por la ventana con su taza de café.

Era como una sombra.
Como una sombra a la que le han arrancado las alas y se mueve, agonizante, tratando de permanecer con los ojos bien abiertos, eternamente expectante.


Simone pocas veces dormía. O al menos eso me dijo Efim.
Él la conocía antes que yo.

Pero, ahora que la veo, me resulta familiar... y sé que Trece sabe quién es, pero se lo calla bajo esa sonrisita suya de superioridad.

2 comentarios:

  1. Efim... ¿Quién es? Es un personaje desconocido para mí.

    Ah, madre mía, me encanta esta constelación de personajes. *__*

    ResponderEliminar
  2. Sí, ¡quién es...? eres...tú...?;)

    ResponderEliminar

Dímelo.