Detrás de estos ojos, hay todo un mundo. El mundo al otro lado del espejo. Lo que no se debe reflejar.

23.5.09

"Tú ahora deberías ser feliz, no estar sufriendo..."

Todo lo que fue perfecto en su momento, se me va cayendo a pedazos tras cada discusión.
Añoro los besos, añoro las palabras que me hacían sentir... querida.
Amada.
Como yo le amo a él.

Y en lugar de eso me encuentro con gritos, a veces por las cosas más absurdas; con indiferencia, malentendidos, ausencia, falta de interés...

No es mi intención autocompadecerme, pero me ha costado, y me sigue costando mucho confiar en nadie, después de todo lo que ha pasado y me queda por pasar.

Y aun así, me entregué a él.
Porque veía esa mano invisible que me recogería si hacía falta, tenía esa fe ciega [y la sigo teniendo] de que me protegería y aguardaría de este mundo, ayudándome a alejarme de él poco a poco.

Y el daño lo encuentro dentro.

Mi consuelo está en saber que los sentimientos son los mismos, aunque los gestos sean otros.
Y me cuesta de creer, me cuesta de ver.


Pero esta cabeza loca se confunde y llora, reclamando un placer que parece haberse acabado...

1 comentario:

  1. =D Esta muy chido tu post me gusta, melancolico, algo sad, pero esta super chidisimo yeah yeah

    ResponderEliminar

Dímelo.