Detrás de estos ojos, hay todo un mundo. El mundo al otro lado del espejo. Lo que no se debe reflejar.

16.5.09

Necesito...

Necesito más que nunca el cariño, ese que encontré en él.
Pero sea por la causa que sea, no lo tengo.

Mi madre me mira, preocupada ante mi llanto, y me dice que si necesito a alguien que esté siempre atento, se lo diga.

Y si no está dispuesto a darme lo que necesito, que... que acabe.

Que acabe.
¿Que acabe?
No puedo.
Las cosas no funcionan así.

Estoy dispuesta a aceptar, y a procurar que me afecte lo menos posible el echo de que yo no le inspire el mismo cariño que antes.
Mientras veo que otras personas sí.

Quiero creer que se le pasará y volveremos a estar felices el uno con el otro; quiero pensar que el error está en mí y que mía es la capacidad de solucionarlo.

Pero sigo necesitando su cariño ahora más que nunca, cuando siento que todo se me echa encima y no me basta con mi fuerza.

No, no voy a acabar.
Voy a esperar paciente a que vuelva a verme y sepa darme lo que necesito, a que haga ese esfuerzo por mí.

Porque se supone que me ama.
Y las personas que se aman lo hacen todo el uno por el otro.

Y sin embargo, tengo la inevitable sensación de que me estoy haciendo daño...

1 comentario:

  1. Ehm... esto es nuevo.

    Ya sabes que estoy al MSN (hoy no, pero mañana sí) de modo que... ahí estoy, por si necesitas hablar o lo que sea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Dímelo.