Detrás de estos ojos, hay todo un mundo. El mundo al otro lado del espejo. Lo que no se debe reflejar.

30.4.10

Respira hondo.


Hasta que sientas cómo se llena de oxígeno hasta el último rincón de tus pulmones.

Plantéate qué estás haciendo, plantéate qué vas a hacer, plantéate todo.
Menos por qué la colilla sigue encendida, y por qué sigues empeñándote en menospreciar tu vida como si no hubiera un mañana.

Las cosas han cambiado. Mucho. Más de lo que imaginas.
No puedes pretender que respondan, después de tantas niñerías, a tus señales de humo con urgencia y agradecimiento.

Una vez te dijeron que eras el tipo de persona que se quedaba sentada esperando a que el mundo viniera a ella, porque de hecho ocurría así.
Pero ahora el mundo se ha parado, y tiene mejores cosas que hacer que fijarse en la chica de la tercera fila que se retoca los labios con su espejo de bolsillo.

Y no sabes hacer nada más, salvo seguir esperando a ver si alguien reacciona y te pide el número de teléfono para quedar, o simplemente te saluda.
Sí. Con un "Hola" te bastaría. Te bastaría para no sentirte invisible.


La chica se levanta y se va.
Ha quedado con la mujer que nunca habla, la única que sabe su secreto.

3 comentarios:

  1. Eres buena y creo que llegaras a ser mejor, eres EXCELENTE, sigue en tu linea y buen camino, eres de los nuestros. Suxo

    ResponderEliminar
  2. Oh, ehm... gracias. Muchas gracias.
    Una mirada un tanto misteriosa.

    ResponderEliminar

Dímelo.