Detrás de estos ojos, hay todo un mundo. El mundo al otro lado del espejo. Lo que no se debe reflejar.

19.8.11

No. (ruptura del velo)

No, no, no, no, no. Es todo mentira, ¿es que no lo ves?

Claro que no... ¿cómo ibas a hacerlo? Si yo misma he puesto todo mi empeño en cegarte, en que vieras las cosas mejor de lo que son en realidad. Y en días como éste me pregunto porqué, porqué te oculto todo si se supone que te interesas por mí, por mi estado de ánimo, por cómo me va todo...
Es posible que sea la huella del pasado. Recuerdo que otras veces te fui sincera y sólo obtuve más victimismo en vez de consuelo, y eso me hartó. En parte, esa es la razón por la que volví a ponerme mi vieja máscara para tí.

Ahí está la diferencia. Sólo para tí. Ningún otro interés que el de que creyeras que era feliz. Y lo más probable es que no me rinda y siga con este estúpido carnaval veneciano, pero hoy... hoy sólo tengo ganas de gritarte a la cara que no soy feliz, que estoy destrozada, que te echo de menos, a tí y a los días pasados, los que pasamos junto a los demás, y reíamos, y hablábamos, sin dejar ver del todo nuestros sentimientos, y


1 comentario:

  1. Cuando he leído el texto tenía los altavoces silenciados. Te he escrito un e-mail y, al mandarlo y activar los altavoces, el reproductor del blog estaba reproduciendo la canción de Nouvelle Vague, "In a Manner of Speaking".

    Qué cosas tiene la vida...

    ResponderEliminar

Dímelo.