Detrás de estos ojos, hay todo un mundo. El mundo al otro lado del espejo. Lo que no se debe reflejar.

4.9.09

"Naia...

... le mordió la oreja y rió, con esa sonrisa suya que solo le salía cuando se apagaban las luces, mientras le arañaba la espalda y le oía jadear.

Le miró a los ojos y se apartó de su boca, haciéndole sufrir un poco más...

... hasta que no pudo contenerse y se avalanzó sobre ella, dominándola, fundiéndose contra su cuerpo y mezclando sudores y besos que petendían abarcarlo todo.

La noche pasó sin que se dieran cuenta, y cuando el Sol comenzaba a desperezarse, Naia se fue de allí, con una media sonrisa en los labios y la certeza de que pronto volvería a jugar sobre aquella cama.


Y como siempre, su hermana la miró con cara de reproche cuando llegó a casa.

Ruk estaba convencida de que aquél juego no iba a terminar bien."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dímelo.